SANT MIQUEL DEL PLA - page 16

14
J. SERRA VILARÓ
SI
será convenient fer una muralla o baluart per obviar lo per-
judici tan gran pot esdevenir en cas de enemich per térra o per mar.
Las magnificencias de los cónsules dieron precedencia a las Reli-
giones en las juntas que, a este fin, se celebraban en 1a Casa de la
Ciudad, y los Comisarios de la Congregación, en 4 de septiembre
próximo, ofendidos por creerse postergados, acordaron no asistir a
dicha junta.
No eran tiempos para pequeñeces vanidosas, ya que los mismos
presbíteros, en su congregación general del 20-IX-1641, nos hacen
saber que
Patian ya en orde de las molestias de la guerra y siti que actual-
ment se \paiia y que, anant tant cars los viures, com a notori se veya
y experinientava, puix de una gallina se pagávan quinse lliures; de
un quarté de vi, quaranta reals; de una ceba, tres sous; de móldrer
una cortera de blat, coranía reals; y totes les coses ana ven tant cares,
que dits Srs. Congregante, residents en dita iglesia, no'u podien su-
portar; perqué, a més a més de les caresties de les coses, no'ls pagava
lo P[rctcurad]or de les Communes distribucions, lo que
guannaven
ab pallarofes.
A fin de que los eclesiásticos no muriesen de hambre, se repar-
tieron cien libras de los fondos de la Congregación. Posteriormente,
se hicieron más repartos.
Los
P P . PREDICADORES EN SAN
MIGUEL
.—Sólo
tres y el archivero,
en 29-VII-1643, formaban la mayor y más sana parte de la Congre-
gación (la guerra habría ahuyentado a los demás) expusieron:
Com lo Rnt. P. Prior deis Pares de Predicadors de la pnt. Ciutat,
agrait de la mercé se'ls [a en lo interim de donar-los llóch en la iglésia
de dita Congregado, vulgarment dita de St. Miquel del Pía, en eixa
conformitat suplicava si li [avien mercé en donar-li llicéncia, permis y
facultat que lo dia del gloriós Sant Domingo pogués tráurev lo sacrati
que está en lo altar maior de dita iglésia y posar'i la imatge del
gloriós Sant, y allí estigués tota la octava, y que regoneixent a dits
Señors Comissaris y Congregado
com a dueños y señors de dita
iglésia, los demanava dita llicéncia, lo que tendría a particular mercé.
Se le otorgó cómo pedía, debiendo, pasada la octava, devolver
las cosas conforme estaban.
1...,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15 17,18,19,20,21,22,23,24,25,26,...70
Powered by FlippingBook