¿Qué es el MAMT?

El fue creado por la Diputación de Tarragona en 1976 para promover el estudio y el conocimiento del arte moderno y contemporáneo y, a su vez, conservar, mostrar y compartir su patrimonio artístico con la comunidad

El MAMT

El fue creado por la Diputación de Tarragona en 1976 para promover el estudio y el conocimiento del arte moderno y contemporáneo y, a su vez, conservar, mostrar y compartir su patrimonio artístico con la comunidad

Con este fin se constituyó, pues, el MAMT, dotado de una biblioteca auxiliar, un centro de documentación y un archivo fotográfico.

El edificio que lo alberga, situado en la Part Alta de Tarragona, es fruto de la unión de tres casas del siglo XVIII, y rehabilitado por el arquitecto Jaume Mutlló. En 1991 fue inaugurada la restauración y el acondicionamiento estructural tal y como lo conocemos actualmente.

En 2008 el  presenta la renovación de su exposición permanente con un nuevo proyecto museográfico que aporta un importante carácter didáctico a la presentación de las colecciones.

Para facilitar el acercamiento del arte a un amplio sector de público infantil y juvenil, el Museo de Arte Moderno ofrece a los centros de enseñanza, mediante su Servicio Pedagógico, la posibilidad de realizar visitas guiadas para grupos escolares, previa concertación de cita. El Servicio Pedagógico amplía anualmente su oferta pedagógica a fin de involucrar a la comunidad docente en el aprendizaje del conocimiento del arte moderno y contemporáneo.
 

 

 

 

 

Historia

En 1976 la Diputación de Tarragona creó el Museo de Arte Moderno con la intención de conservar y mostrar el patrimonio artístico de esta institución. Las colecciones de la Diputación, propiamente, se habían iniciado a principios de los años sesenta, cuando se adquirieron a las hermanas del escultor Julio Antonio todas las obras que conservaban del artista.

A partir de esta fecha, y con el asesoramiento del director de la Escola d’Art de Tarragona, Lluís M. Saumells, se compraron las colecciones de obras de los escultores Santiago Costa Vaqué y Salvador Martorell Ollé, y las de pintura de Josep Sancho Piqué.

También desde 1943, durante un tiempo anualmente y después cada dos años, la Diputación convocaba los premios de escultura Julio Antonio y los de pintura Josep Tapiró, y se reservaba la propiedad de las obras premiadas.

Sin embargo, la Diputación de Tarragona conservaba un importante patrimonio artístico que no estaba al alcance de la ciudadanía.

En 1976, a raíz del traslado de la Escola Taller d’Art de la antigua sede de la calle Santa Anna a las nuevas dependencias de Sant Pere Sescelades, se contó con una parte de la Casa Martí que hasta entonces había albergado la mencionada Escola.

El edificio. Casa Martí

Este edificio, en su estado actual, es fruto de la unión de tres antiguas casas de la Part Alta de la ciudad. La primera había sido propiedad del Colegio Jesuítico de los Santos Reyes, de Tarragona. En la decimonovena centuria, el nieto de Martí i Gatell, Gaietà Martí i Veciana, compró dos casas colindantes y procedió acto seguido a la ampliación y restauración de la primitiva casona. En 1983, la Diputación adquirió el inmueble de la calle Santa Anna, y dos años después se encargó al arquitecto Jaume Mutlló i Pàmies el proyecto de adecuación del edificio y en 1991 reabrió sus puertas.

Este edificio, en su estado actual, es fruto de la unión de tres antiguas casas de la Part Alta de la ciudad. La primera había sido propiedad del Colegio Jesuítico de los Santos Reyes, de Tarragona. Incautada por la Corona a la Compañía después de la expulsión de los jesuitas en 1767, fue comprada por Antoni Martí Gatell, en 1772, a la Junta Municipal encargada de vender los bienes de los mencionados religiosos en Tarragona. El nuevo propietario, después de haberla mejorado, estableció su residencia en 1781. También habitó esta casa el ilustre científico de Altafulla Antoni Martí Franquès, hijo de Martí Gatell, que vivió en nuestra ciudad desde 1798 hasta su muerte, acontecida en 1832. En la decimonovena centuria, el nieto de Martí Gatell, Gaietà Martí Veciana, compró dos casas colindantes, en los años 1838 y 1857, y acto seguido procedió a la ampliación y restauración de la primitiva casona.

En 1951 se establece en la Casa Martí la Escuela de Arte de la Diputación de Tarragona hasta 1976, en que se traslada a su actual ubicación, en la zona de Sant Pere Sescelades.

A partir de 1976, y aprovechando el espacio utilizable que ofrecía la casa, se iniciaron las primeras actividades de cara a la creación de un nuevo museo para la ciudad. En primer lugar, era necesario hacer el inventario de todo aquello con lo que se contaba, seleccionar las piezas más interesantes y exponerlas.

Por falta de espacio, la zona dedicada a la exposición permanente resultaba pequeña; sin embargo, se celebró allí toda una serie de exposiciones temporales, lo que ayudaba, además, a acercar la gente al Museo.

En 1983, la Diputación adquirió el inmueble de la calle Santa Anna, y dos años después se encargó al arquitecto Jaume Mutlló Pàmies el proyecto de adecuación del edificio. El Museo reabrió sus puertas en 1991.

En 2008 el Museo de Arte Moderno renovó la exposición de la colección permanente, con lo que aportó un importante carácter didáctico a su presentación.